Caminar es sin duda el mejor ejercicio, solo tienes que dedicarle  un poco de tiempo. Pero no una caminata estresada por la ciudad, sino una caminata ecológica, apacible, reconfortante, energizante, caminando, caminando  por un maravilloso entorno junto a personas que sienten como tu la naturaleza.Este es un maravilloso grupo de caminantes, sin ellos no sería posible salir de la ciudad  por eso debo agradecer a nuestro Dios por reunir muchos corazones, que antes estuvieron dispersos , ahora juntos, rumbo a nuestra amada meta La TARA SOLITARIA. El camino es extenuante, siempre es en subida. Subidas mas y menos empinadas, pero siempre en subida. Pero amado Dios tu nos diste esa voluntad tan fuerte que nos hace  vencer obstáculos. Aprendiendo amar cada parte de nuestro camino.